Normalmente, el recrudecimiento del clima, como sequías, hacen que los amínales salvajes, como coyotes, gato montés, tlacuaches y otras especies se adentran en territorios ocupados por el hombre para buscar sus alimentos o agua.

Con el factor incendios, como los que estamos padeciendo, la situación se complica más, debido a que, los animales que logran salir vivos de las llamas, acaban muertos arrollados por los vehículos.

Cabe recordar que ellos, los animalitos, nuestros socios en este planeta, llegaron a sus tierras mucho antes que nosotros, es decir, nosotros los invadimos a ellos, y luego terminaron replegándose. Cuando el factor sequía llega, se acercan a zonas pobladas por el hombre, y si encima hay incendios forestales, buscan refugio y comida en otras partes, por lo que es muy común que crucen caminos y carreteras.

Nada le cuesta a los conductores tomar en cuenta que hay dos factores que hacen que los caminos sean cruzados por estos animales, así que no está de más bajar la velocidad para darles oportunidad de llegar al otro lado en busca de su alimento y seguramente de sus cachorros, que esperan no morirse de hambre en alguna madriguera amenazada por el fuego.

Baje la velocidad, por favor, respeta la vida.

Cualquier avistamiento de fauna salvaje cerca de asentamientos humanos o caminos, puede reportarse al 9-1-1, a bomberos o la asociación Tlacuatzin.

Deneck Inzunza.

despirta guanjuato

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here