Además de enmarcar casos como el de Lorenza una mujer que buscaba a su hermano que desapareció desde el 2018 en Salamanca Guanajuato, cuando EL 15 DE ENERO  6 hombres armados la secuestraron y asesinaron a hijo y esposo, desde entonces no se le ha encontrado, cuando se creía tener pista de su paradero luego de atrapar a dos supuestos implicados, Adrián N y Iván N fueron liberados por faltas de pruebas que los vincularan, la decisión de no procesar a los dos supuestos culpables fue tomada por un juez de Salamanca aun después de que la comunicación social de la fiscalía de Guanajuato confirmara debate de no estar de acuerdo con la decisión tomada he incluso apelaría la decisión y remarcarían estar cada día más cerca del paradero de Lorenza, aunque los colectivos de búsqueda exigían su regreso con vida, lamentablemente hay pocas esperanzas de que eso ocurra.

Mientras tanto por medio de un Comunicado, firmado por más de 100 personas y más de 50 organizaciones, familiares buscadores ya no piden, exigen a las autoridades medidas de protección urgentes para sus miembros.

Los colectivos de búsqueda en los últimos 6 meses han recuperado solamente en el estado de Guanajuato más de 500 cuerpos en fosas clandestinas según cifras oficiales de la fiscalía general de Guanajuato, tomando en cuenta se reporta en solo 13 de los 46 municipios del estado siendo la zona baja del bajío donde se pugna entre dos grupos delictivos por el control del territorio dejando terribles daños colaterales, homicidios, desapariciones y claro estas fosas clandestinas.

Ante todo este terrible escenario lo más positivo que se ha visto reflejado, es la creación de un carnet especial para buscadoras, el impulso de un programa de salud que plantea atención médica a las personas afectadas en su salud por hechos victimizastes, como desnutrición, diabetes, perdida de molares, lesiones de movilidad por caminar grandes distancias, fracturas, daños en el sistema nervioso central y muscular, enmarcando los daños que sufren no solo emocionales si no también, en su cuerpo.

Una tristeza ver la desgracia siendo ignorada.