Tener cerrado el Museo de las Momias es un contrasentido una vez que el turismo está regresando a la ciudad y se van sin cumplir la meta de ver a los cuerpos áridos.

0

Además de la vida y salud de los guanajuatenses, la pandemia se ha llevado la tranquilidad y ha destruido la de por sí precaria economía familiar de una manera brutal, como nunca en la historia reciente, con el diagnóstico de que será la peor crisis de la historia, muy superior a la gran recesión de los años 30 del siglo pasado; las crisis de sexenios y sexenios parecerán un día de campo comparadas al efecto pandémico.

Afortunadamente un gran número de burócratas siguen recibiendo sus quincenas completas, lo que de alguna manera sostiene a la ciudad, sin embargo el comerciante se enfrenta al infierno pandémico, donde no sabe si morirá de covid o de hambre.

La pandemia se llevó al turismo, el cual poco a poco regresa, al menos cada fin de semana hay cierta esperanza, se ven los turistas caminando por las calles, comiendo en restaurantes, disfrutando de uno que otro bar, eso sí, con sus cubrebocas y respetando las medidas sanitarias, y todos preguntan por el Museo de las Momias, todos quieren visitarlo, ofrecen respetar medidas sanitarias y hasta les parece increíble que un recinto tan emblemático siga cerrado, cuando en otros estados, los museos pueden visitarse ya.

La pandemia se llevó la semana santa, las fiestas tradicionales, el cervantino, el puente de día de muertos y parece que hasta la navidad, entonces no dejemos que se lleve a nuestro museo de las momias, ése hay que abrirlo para que el comercio de la zona y de la ciudad pueda recuperarse dignamente. Porque el turismo ya está regresando, y si no les damos lo que viene a ver, que son momias, entonces también perderemos lo último que el covid nos está dejando.

 

 

Deneck Inzunza.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here