Se acaba el año y no se ven las obras. ¿Y los 15 millones también desaparecerán?

Cada uno de los callejones seleccionados, presenta perspectivas de problemas distintos. Uno, como el de los Monteros, es un ejemplo de gasto necesario, en cambio en el de Mezquite, uno de los pocos que presenta obra, no era necesario, dicen vecinos de la zona que padecen los malestares de esta obra pública improvisada.
El del Mezquite, es un modelo estándar de descuido, no era urgente su reparación y sorprende que no estuviera planeada con corrección las características de la obra que ha sorprendido a los contratistas, que tuvieron que descubrir, que no se trataba solo de levantar, pavimento, piedra y tierra, inmediatamente se encontraron con una red de tuberías y drenajes que alargan el tiempo de la obra durante meses ya que eso no se contemplo en el proyecto contratado.
Así las cosas, se está trabajando en la instalación de tuberías, sin que el proyecto inicial firmado, lo contemplara, por lo que ahora los vecinos viven con fugas de agua múltiples y drenajes abiertos, insectos y olor fétido, se une a la falta de agua que simplemente no puede llegar a su casa porque la tubería. fue rota por las máquinas, que no contemplaban la existencia de estas.
Así las cosas, encontramos que los remozamientos prometidos, se están desvaneciendo en el aire junto con 15 millones de 50 millones juntados para la construcción de un impopular proyecto, ahora tenemos que ver cómo, también, desaparece el dinero que se juntó para construirlo, un verdadero robo al patrimonio municipal.
Peor aún, de dos que se están llevando a cabo, los vecinos están sufriendo, los problemas e incongruencias de un proyecto que seguramente no fue cotejado por ningunos de los políticos, que no acostumbran a padecer la desesperación que se está apoderando en los callejones de esta ciudad, que. además, de violencia y delincuencia, ahora sufre el bombardeo de las maquinarias generando más problemas de los que solucionan… la gente estará padeciendo esto por meses.