La planta de tratamiento de aguas residuales del mineral de Santa Ana, parece que no está funcionando o lo hace a medias. Urge que este tipo de plantas opere en todas las comunidades, barrios, colonias y fraccionamientos de la ciudad.


En un monitoreo realizado por el equipo del sistema de noticias de TV Guanajuato en la comunidad de Santa Ana, para conocer el estado de la recientemente inaugurada planta de tratamiento de aguas residuales, sin embargo, se pudo constatar que el sitio está abandonado.
Se aprecia que no hay mucho torrente en las piscinas de inicio, pero sobre todo sorprende no ver indicios de los procesos aeróbicos, en los que las bacterias se encargan de alimentarse de las partículas que contaminan el agua.
Esta planta, levantada para evitar que las descargas de aguas negras de la comunidad de Santa Ana con alrededor de 120 habitantes, que se vertían en la presa que por cierto se encargaba, cuando no estaba vacía de surtir el agua para la población de la capital.