despirta guanjuato

Guanajuato tiene, en uno de sus accesos, por la carretera de cuota que viene de Silao, una escultura del gran artista celayense Octavio Ocampo, reconocido internacionalmente por su estilo metamórfico.

Se trata del Árbol-Rostro, una escultura que asemeja un árbol, pero dibuja el rostro de una mujer y un hombre, dependiendo del punto de donde se observe. La obra formó parte de un proyecto llamado Museo Carretero.

Sin embargo, esta genial obra de arte de un artista que ha trascendido fronteras e incluso se le ha reconocido en vida, está en riesgo de colapso, está en peligro de perderse por la falta de mantenimiento, el vandalismo y estar en total abandono por parte de las autoridades.

Ninguna autoridad del municipio, estado o federación se hace cargo del mantenimiento de esta escultura y, obviamente, va a perderse de manera definitiva porque no hay voluntad por parte de los gobiernos e incluso se rumora que ya tiene dueño, cosa que no sería extraña en la capital.

La base, construida en una estructura de herrería forrada de cemento, está totalmente reventada y grafiteada, luciendo unas varillas retorcidas y oxidadas.

Los alambres que anclan el árbol-rostro monumental también están rotos, situación que sentencia el desplome de la obra y la pérdida del objetivo que plasmó el artista como un regalo para los guanajuatenses, sin embargo, la ubicación, el abandono y el vandalismo demeritaron, desdeñándola, esta escultura.

Octavio Ocampo es un artista trascendente no sólo por sus técnicas o por sus imágenes, si no por el espíritu que alienta su obra.

despirta guanjuato

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here