Durante los meses de contingencia sanitaria, las jaurías han aumentado considerablemente, lo que representa un serio riesgo de salud pública porque las mordeduras de perros también se han incrementado. Es una cuestión de responsabilidad social de los dueños de mascotas, las que abandonan a su suerte o las dejan salir a vivir una vida callejera exponiendo a los guanajuatenses a ser atacados por jaurías, como se ha dado el caso en otros municipios donde incluso ha habido víctimas fatales devorados por perros o casos de rabia.

El Centro de Control Animal, CECA, hace lo que puede sin poder operar plenamente debido a no ser actividad esencial, mencionó la directora de Salud municipal, Minette Leticia Rodríguez. También insistió en que la gente lleve a esterilizar a sus perros, que sean considerados para evitar infestaciones caninas en las calles fuera de todo control de vacunas y en convivencia con humanos que puede devenir en ataques y rabia.

 

Deneck Inzunza.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here