as mallas de acero que protegen del desgajamiento de las rocas del Cerro Trozado hacia la carretera a Marfil, además de presentar rasgaduras, sólo cubren una pequeña parte.
Atendiendo un reporte ciudadano, el equipo del sistema de noticias de TVGuanajuato, caminó por la carretera a Marfil, a la altura del Cerro Trozado, donde dio constancia de los daños que presenta la malla de acero, que contiene o intenta contener los deslaves de las rocas y peñones que en ambos lados de la carretera amenazan con caer y causar posibles accidentes o tragedias.
Aunque es necesario precisar, que es el lado que viene hacia el centro, el que ya presenta daños y una apertura de gran tamaño que aparenta un despanzurramiento de graba y rocas de tamaño mediano. Nos cuenta una vecina que lleva 60 años viviendo en la zona, que ya esta acostumbrada a caminar por arriba de la graba, que con regularidad se reparte por la banqueta y que representa otro peligro de accidente por resbalones.
Pero si uno hace una breve revisión sobre las rocas y piedras del cerro, encuentra advertencias muy puntuales de fisuras que pueden terminar en desprendimientos de rocas de tamaño considerable, que tarde o temprano cederán, sobre todo en época de lluvia, cuando la prolongada sequía ha resecado la estructura interna de las rocas y esto incrementa la posibilidad de que la humedad las desgaje.
Por último, resulta importante resaltar que una gran parte del Cerro ni siquiera tiene la protección de la malla de acero que, bien puede ser un remedio para palear los peligros que este tipo de brechas que son comunes en la capital y que, se puede decir, los capitalinos se han acostumbrado a jugársela a diario para caminar hacia sus trabajos o simplemente a hacer un mandado y tener que caminar a un lado de estos cerros.

despirta guanjuato