Crónica de un colapso anunciado: Dos vigas de concreto conocidas como ballenas colapsaron al paso del convoy de la polémica Línea 12 del Metro de la Ciudad de México; vecinos y transeúntes denunciaron que estaban pandeadas desde hace años

0

Crónica de un colapso anunciado: Dos vigas de concreto conocidas como ballenas colapsaron al paso del convoy de la polémica Línea 12 del Metro de la Ciudad de México; vecinos y transeúntes denunciaron que estaban pandeadas desde hace años

Dos vigas de concreto conocidas como ballenas colapsaron al paso del convoy de la polémica Línea 12 del Metro de la Ciudad de México.

Testimonios comparten la impresión súbita, un crujido y de repente fueron proyectados hacia el techo del vagón que caía al vacío por efecto de la gravedad, para posteriormente caer de golpe unos sobre otros.

Los sobrevivientes aseguran que la libraron porque quedaron hasta arriba y los demás amortiguaron el latigazo del desplome.

Ocupantes de vehículos y usuarios del transporte quedaron atrapados entre fierros retorcidos y aplastados unos con otros. ¡Se cayó el Metro! Gritaban ¡Le cayó encima a los coches! ¡Mi marido está atrapado! Gritaba una señora desde el interior de un vehículo al que aplastó el convoy.

Otro sobreviviente indica que alcanzó a agarrarse con todas sus fuerzas a uno de los tubos pasamanos y soportó el chicotazo de la caída, pero quedó colgando a metros de altura hasta que pudo reponerse y bajar entre fierros hasta la calle.

Este lunes 3 de mayo será recordado en el historial de la ciudad de México como una más de las tragedias que han ocurrido con el sistema de transporte metropolitano, Metro.

El más reciente, el colapso de las vigas a unos metros de la estación Olivos. Una estructura que quedó seriamente debilitada a raíz del sismo del 2017, aunque ya antes se habían reportado desprendimientos del concreto, para ser precisos, en el 2014 ya había sospechas de debilitamiento estructural. Del 2017 para acá, la estructura mostraba que caería, estaba pandeada.

Hasta el momento ha causado la muerte de una treintena de personas.

En marzo de 2020 se registró un choque de trenes en la estación del metro Tacubaya de la ciudad de México, causando decenas de heridos. El incidente sucedió 5 años después del registrado en 2015 en metro Oceanía y 44 años del de Viaducto en 1975.

Los accidentes históricos en este medio de transporte masivo han ocurrido bajo las mismas características, choque entre dos unidades, una de ellas detenida sobre alguna estación. Nunca por un colapso en su estructura.

El impacto de trenes en viaducto en 1975 es el primer caso ocurrido. Fue el 20 de octubre; dos trenes se impactaron en la estación Viaducto de la línea 2. El saldo fue de al menos 31 muertos y 70 lesionados de diferentes magnitudes.

El colapso de la línea 12 viene a avivar los temores de la ciudadanía, que de inmediato empezó a denunciar el estado lamentable en que se encuentran las ballenas del metro Oceanía y Pantitlán.

Además, trabajadores del Metro amagan con suspender labores en las 12 líneas tras el accidente. “El Gobierno capitalino debe entender que en este momento todo el sistema está en riesgo, principalmente las líneas B, 5 y 9, donde podría ocurrir una desgracia mayor a la ocurrida anoche”, señalaron líderes sindicales.

De los responsables, que los hay, quienes encarecieron la obra y le bajaron la calidad a los materiales, un guardadito de proporciones campales, están protegidos por el halo protector que los redime. Puros corajes en un país donde estamos acostumbrados a que los responsables estrategas, es decir, los operadores de cuello blanco, autores intelectuales se queden con lo desviado y no pisan la cárcel, quizás algún chivo expiatorio para calmar la sed social de resultados.

 

Deneck Inzunza.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here