Los visitantes vienen de todas partes del mundo, de Venezuela, de Chicago, de Las Vegas y del país, familias y visitantes de la Ciudad de México y Nayarit, confirman la expresión.

Sin embargo, los servicios y atmósfera general del tradicional museo de Las Momias de Guanajuato, o ir renombrado, por un cartel como el Museo del culto a la muerte. El acabado de descuido por cada centímetro de construcción, inferior y exterior deja mucho que desear, para los encantados de este tipo de atracciones, qué se quedan con ganas de más información.

Urge que se ponga a funcionar la sala de audiovisuales con alguna producción de calidad, te visitantes que, acuden a este espectáculo de nivel mundial.

Sobre todo, llama la atención qué el sistema de voltaje digital Parece ser un fraude, imposible de fiscalizar o cotejar, por ejemplo, los códigos del boleto, con los de las pantallas digitales, entre irregularidades corregir en lo administrativo creativo.

En fin, sin muchas las deficiencias que se encuentran en un formato de exhibición que es obsoleto para eras de mayor sensibilidad, en la que una manera más respetuosa de museografía sería acompañar con materiales informativos que den contexto a toda la exposición, que es un pastiche sin sentido y falto de sensibilidad hacia la quintaesencia de lo que fue humano. Un área de oportunidad de darle más brío a este extraordinario atractivo de la ciudad.