Los turistas que vienen de todas partes del mundo están ansiosos por conocer a las icónicas Momias de Guanajuato, ya que no les importa esperar hasta 2 horas en la fila para poder verlas de cerca.

Este prolongado tiempo de espera se debe a qué solo tienen 1 rehilete trabajando para el acceso a los turistas y el poco personal con el que cuenta el museo, además de que es muy pequeño el lugar, lo que obliga a los guías del museo dejar pasar solamente a un grupo de 30 a 40 personas por cada recorrido.

A pesar de todo ello en Ganancias les ha ido muy bien ya que han duplicado las ventas en estos 3 días un 50%, así nos lo dió a conocer Daniel León Trabajador del Museo.