El Teatro Juárez, la primera piedra de este majestuoso recinto se colocó el 5 de mayo de 1873, dónde tuvieron que pasar 30 años para que se pudiera inaugurar por el general Porfirio Díaz el 27 de Octubre de 1903 con la ópera “Aida” de Verdi, momento que Guanajuato capital tocaba la sima de su esplendor.

El teatro fue construido sobre el terreno donde estuvo el hotel emporio y la plaza de la constancia, que en el siglo 18 había sido el convento de San Pedro de Alcántara, anexo  al templo Dieguino, el cual se realizara a cargo de los arquitectos, José Noriega y Antonio Rivas Mercado en distintos periodos, el teatro presenta un estilo ecléctico con una vistosa fachada neoclásica, donde sus imponentes columnas fueron realizadas en cantera verde con fustes que terminan en capiteles de bronce y coronado con 9 musas por encargo del mismo arquitecto Rivas y el ingeniero Alberto Malo.

Cada una de las musas representa diferentes alegorías al arte y arquetipos universales tan diversas como la poesía épica, danza, tragedia y la belleza en sí, donde a sus pies dos leones de bronce del escultor Jesús Fructuoso Contreras reciben a los que serán espectadores.

Dentro del recinto su pórtico conduce a un espléndido vestíbulo a través de varias puertas realizadas en finas maderas con cristales biselados, el espacio receptor esta ornamentado con 2 grandes nichos ubicados entre las 2 puertas de acceso, donde se aprecian esculturas de bronce que representan jóvenes mancebos, a un costado su cantina, una de las obras de ebanistería mejor logradas en el mundo hasta la fecha.

Con 2 esculturas hechas en mármol y mandadas traer desde Italia ubicadas en el descanso de la escalera de honor, una referente a la danza y otra a la música dan la bienvenida a la hermosa sala principal de estilo morisco, hecha con cupo para más de mil personas y la cual durante 118 años sigue activa, donde su escenario es sede principal del festival internacional cervantino y por el cual han desfilado las más famosas figuras del teatro, la danza y la música mundial.

Con una sala de fumadores y cantina en actual desuso en los años dorados del porfiriato era lugar de reunión en los intermedios de las obras.

Hoy representando uno de los mayores atractivos de la ciudad patrimonio cultural de la humanidad se mantiene en el segundo puesto de los teatros más importantes de México seguido de Bellas artes y el cual sigue como el mayor receptor de obras artísticas de américa latina.

Charlie Zamora.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here