LAS GARRAS DE LEÓN

0

Se abren socavones en Guanajuato, la CDMX, Morena, cerebro de Fernández, en la ley electoral, se van a socavón las vespertinas de Gatell y rescatan a Ricardo Anaya de uno.

Estas son… Las Garras de León.

El tema de la semana es… ¡El socavón!

No, ese no.

El primero es el socavón a la ley que le propinaron unos delincuentes electorales reincidentes que volvieron a participar organizadamente en un apoyo para el Partido Verde Ecologista de México, un partido sin ideología y veleta bizagra.

Se trata de una bola de sabelotodo que se autodenominan influencers, y que ciertamente tienen sus seguidores del mismo nivel de sus contenidos, y que fueron comprados por el Partido Verde para violar la ley en plena veda para incidir en el ánimo de sus followers.

Los chamaquillos influencers ya andan todos paniqueados porque, en efecto, participaron en un delito electoral y de delincuencia organizada con dolo, premeditación, alevosía y ventaja, es decir, sabían que iban a violar la ley por mucho que quieran defenderse alegando que no sabían que estaban cometiendo un delito, y, en el caso de ignorancia ramplona de desconocimiento real de la ley, eso no les exime de su cumplimiento.

Pero los que sí están en graves problemas son los reincidentes, es decir, los actores, actrices, faranduleros e influencers que ya habían delinquido con el Partido Verde en 2012 y en 2018. Es decir, ya se tiene toda la intención de cometer un delito y se hace organizadamente, es decir, doble delito: electoral y de delincuencia organizada.

Como el partido Verde como tal ha impulsado esta delincuencia organizada y planeada, está en riesgo de perder su registro, eso si las instancias electorales se fajan los pantalones y determinan, de una buena vez por todas, desaparecer a ese zopilote, vergüenza de la política mexicana que es el Verde.

Otro socavón se abrió en plena Ciudad de México. En la gobernanza de Morena, que perdió, fracasó, obtuvo el voto de castigo, se las dejaron ir… (para terminar la frase consulte a Paco Ignacio Taibo II).

Pero, al igual que el alcohólico que no acepta su problema, que el psicópata que culpa a todos los demás, como el golpeador que le echa la culpa al agredido, como el violador que le echa la culpa a la mujer que lo provoca, el presidente López Obrador, Claudia Sheinbaum, todo Morena, insisten que la culpa de esa derrota en la CDMX es de todos: los medios de comunicación, la guerra sucia, el conservadurismo, los que estudian la universidad, los clasemedieros, los alienígenas, el socavón en Puebla, hasta la mano peluda, pero ellos… Ellos no, ellos no, ellos no, no son responsables de nada, hasta las ballenas del metro Olivos se las cargó alguien más, ellos no.

Al que sacaron del socavón fue a Ricardo Anaya, ya ni quién lo pelara y el presidente López Obrador lo trajo de vuelta, pidiéndole permiso de echarse una caguama, lo que el muchacho aprovechó para restregarle los mínimos triunfos panistas.

Las que se van a socavón de la historia, son las conferencias vespertinas de Hugo López Gatell y compañía, el show cómico de malabarismo epidemiológico que se sostuvo con un mínimo de rating en sus últimos meses.

La marioneta regresa al estuche y el espectáculo mágico musical comienza a desmantelarse, ya se están llevando la producción rumbo al basurero de la historia.

Otro socavón se abrió en el cerebro de Alberto Fernández, quien cobra por destruir Argentina para entregarla al Fondo Monetario Internacional y George Soros.

Revolvió una cita de Octavio Paz y una rola del músico Litto Nebbia para sacar a flote su racismo europeísta:

Lo que en realidad escribió Octavio Paz, fue lo siguiente (cito):

“Los mexicanos descienden de los aztecas; los peruanos, de los incas, y los argentinos, de los barcos”.

Resulta que Fernández más bien citó una canción del músico Litto Nebbia que lleva el nombre “Llegamos de los barcos”, que dice:

“Los brasileros salen de la selva, los mexicanos vienen de los indios, pero nosotros los argentinos llegamos de los barcos”, cantaba el rockero.

La frase del empeñador de Argentina despertó polémica en redes y lo tundieron por racista, pero de inmediato publicó en Twitter una disculpa:

“A nadie quise ofender”, se excusó el presidente de Argentina, Alberto Fernández, luego de decir sus aberraciones intelectuales.

En Guanajuato capital también se nos abre un socavón. Resulta que el secuestro de Morena y las traiciones y las imposiciones de dos regidoras que entran en funciones en el Ayuntamiento 2021-2024 representan un serio peligro para la función edilicia, el mismísimo partido Morena y para la sociedad en general.

Las dos regidoras fueron impuestas, no hicieron campaña, no conocen las necesidades de la gente, responden a quien las impuso y no a los guanajuatenses, y de plano dan tanto miedo que hasta Carmen Cano Canchola, la candidata a la presidencia municipal, quien hizo el trabajo duro para que entraran, se deslinda de ellas, acusa la imposición y mano negra al interior de Morena, como que no quiere cargar con la responsabilidad moral del daño que puedan ocasionar, Carmen Cano no quiera cargar con eso en su consciencia.

Aquí la bronca es que el partido Morena hizo su cochinero y ya que dejó un ensuciadero, ahí nos deja sus despojos en el Ayuntamiento. No, no sean gachos, ahí van a apestar.

Y estas fueron Las Garras de León.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here