Al igual que en el resto del mundo, en México también se vive un hartazgo de la clase política, se les ve cómo al enemigo, al bandido con charola y evidentemente no se les cree nada. Este fenómeno impacta en la percepción de la pandemia, ya que son los políticos los que hablan del tema, y, automáticamente, la gente considera mentira lo que dicen.

Luis Miguel Rionda Ramírez, antropólogo social, explica que el hartazgo social ha tenido que fincar sus esperanzas en los rebeldes primitivos, esos personajes rodeados de misticismo romántico que le quitan a los ricos para darle a los pobres, que enfrentan al gobierno corrupto en búsqueda de justicia para el pueblo, representados hoy día por los narcos en una sociedad donde son susceptibles de ser hasta canonizados. Nuevamente: la pandemia llegó en el peor momento.

 

Deneck Inzunza.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here