De acuerdo con el testimonio recabado, la pareja de origen australiano regresaba caminando del mirador del Pípila, cuando a la altura de la interconexión entre Subida a San Miguel y callejón La Casualidad, fueron alcanzados por un hombre de estatura media y de aproximadamente 35 años de edad, el cual, los detuvo y les dijo que la ruta para llegar al centro era por la izquierda.

Aprovechándose de las condiciones debido a lo poco transitado que es el callejón de La Casualidad, les llegó por atrás y sacó de entre sus ropas un cuchillo de gran dimensión, con el que amagó a la femenina y les exigió que le entregaran la mochila que llevan consigo, dinero en efectivo y sus teléfonos celulares.

Sometidos, los turistas internacionales no tuvieron de otra más que entregar sus pertenencias, además, el joven fue despojado de sus lentes de sol y su reloj; al interior de la mochila traían dos pares de airpods valuado cada uno cerca de los tres mil pesos.

Si bien, consideraron que el robo fue menor, lamentaron está mala experiencia de las que les tocó ser victimas en uno de los callejones aledaños a esta ciudad “patrimonio cultural de la humanidad”

Al lugar arribaron elementos de la policía municipal, quienes comenzaron un recorrido por el laberinto de callejones para tratar de dar con la rata de dos patas, sin que hasta estos momentos se tenga noticia sobre su detención.