¿De qué se reía La Barbie? Esta es la versión de la gran sonrisa y risa contenida del narcotraficante cuando fue detenido por las autoridades mexicanas en 2010 y presentado a los medios; una escena que pasó a la historia

0

La detención de Edgar Valdez Villareal, mejor conocido como La Barbie, apodo que le puso su entrenador de futbol americano cuando el narcotraficante era estrella estudiantil, se hizo famosa a nivel internacional no por el peso del capo, sino por la gran sonrisa y risa contenida que se dibujaba en su rostro cuando era presentado a medios de comunicación posterior a su detención el 30 de agosto de 2010.

Tanto periodistas como espectadores se preguntaban ¿De qué se ríe la Barbie? La respuesta llegó con el paso de los meses y los años.

La versión oficial que presentó en su momento la autoridad mexicana, a cargo del secretario de Seguridad Pública en ese tiempo, Genaro García Luna, brazo derecho del presidente Felipe Calderón, hoy preso y en juicio en Estados Unidos, fue que, derivado de un operativo de inteligencia que llevaba meses operando, por fin se lograron las coordinaciones necesarias entre las fuerzas armadas, la secretaría de seguridad pública y la policía federal para dar captura a La Barbie en una casa de seguridad cerca de la Marquesa, en el Estado de México el 30 de agosto de 2010.

Mientras esta información era dada a conocer a los medios de comunicación, Edgar Valdez, alias La Barbie, flanqueado por dos policías federales, esbozaba, primero, una sonrisa que fue en crescendo hasta una risa contenida, lo que al final fue un trampolín a la fama del capo y a la duda persistente ¿De qué se ríe La Barbie? ¿De qué se ríe? Si ya lo atraparon, si sobre él caen acusaciones de lavado de dinero, delincuencia organizada, privación ilegal de la libertad, delitos contra la salud en su modalidad de narcotráfico y hasta homicidio calificado, se preguntaba el respetable.

Unos meses después, y luego de varias gestiones, Edgar Valdez Villareal pudo dar su versión a representantes de los medios: Según La Barbie, su detención, junto con la de sus acompañantes, fue de chiripada. Explica que fue detenido por policías federales por exceso de velocidad en una carretera en el Estado de México, y al encontrársele armas y drogas en el vehículo, él y sus acompañantes fueron sometidos en el acto, a lo que el capo les explicó quién era y les ofreció una generosa suma por su liberación, sin embargo, ya era demasiado tarde, la central estaba avisada y los altos mandos también, por lo que no hubo dinero que alcanzara para frenar todo el montaje que desde la secretaría de Seguridad Pública ya estaban preparando.

No hubo labor de inteligencia ni de investigación criminal, su detención se debió a que hasta el mismo capo se vio lento en su reacción, algo así como una rendición… De eso se reía La Barbie cuando en los altavoces las autoridades hablaban de los grandes esfuerzos en su captura. Valdez Villareal les había tumbado su teatro y eso aceleró su proceso de extradición, pero tuvo 5 años para pactar con autoridades norteamericanas su destino en aquellas tierras.

Mientras, el trato que recibió en la cárcel en México fue de tortura, denunció, incluso se puso en huelga de hambre en septiembre de 2011.

El narcotraficante denunciaba que estaba en malas condiciones en el penal federal del Altiplano, de acuerdo con sus familiares, lo trataban como un animal.

Finalmente, en octubre de 2015, Édgar Valdez Villarreal, “La Barbie”, quien fuera operador del cártel de los Hermanos Beltrán Leyva, y Jorge Eduardo Costilla Sánchez, El Coss, líder del cártel del Golfo, fueron entregados en extradición a Estados Unidos, junto con otros 11 delincuentes reclamados por ese país.

Y ahora, en noviembre de 2022, ya no se encuentra en la lista de la Agencia Federal de Prisiones de los Estados Unidos y su paradero es un misterio.