Proyectadas desde julio del año pasado, hay obras en callejones que brillan por la opacidad con la que desaparecieron 50 millones de pesos, que debías ser gasto del Museo Nuevo de las Momias, el cual no fue, y dejo parada, en estado amortizado, sin moverse perdiendo su valor, hasta que, por todas partes, comenzaron a romperse, banquetas y caminos, que se significan más que, en molestias, en peligros para quienes tienen que transitar por esos caminos.
El caso de El Ejido llama la atención por la dimensión de la obra, las molestias que la magnitud de esta obra causa a los habitantes que ya están desesperados por la lentitud con la que avanza. Son alrededor, de 5 decenas de metros, los que fueron levantados en su conexión con el callejón de Gallitos.

Se caen un día sí y otro también, por que se riega polvillo, en el traslado del material, los trabajadores del Municipio, se dan la tarea de descargar en hombros toda la arena y costales de cemento desde la Panorámica, hasta casi la Plaza de Mexia Mora, sin duda una hazaña de fuerza y sacrificio que implican estos trabajos de remozamiento.
La cuestión es que, según nos dicen los trabajadores encargados de la obra, y se ha podido comprobar, con las cámaras del Equipo del Sistema de Noticias de Tv Guanajuato, el desagüe bajaba, trazado naturalmente, con la caída del riachuelo de la época colonial, por el que se descargaba el agua negra, desde la época de la minería y el callejón progresó, trazado a lo largo de este riachuelo.

Ese trazo, es modernizado y conlleva, que la peña sea tallada con taladros, sin duda una labor muy ardua, debido a los conflictos que este tipo de empresas conlleva, por lo que serán varios meses los que sufrirán los vecinos, con las molestias que implica caminar a cerro peló y mojado ya que el proceso implica pasar varios días con las descargas del baño de todos los vecinos pasean libremente frente a sus puertas.