El Grito es un símbolo muy mexicano, la ceremonia que se dice, conmemora el origen de la nación, es una remembranza de un nacimiento, se nace gritando y los personajes que en todas partes del país la llevan a cabo, son líderes que, aprovechan estas fiestas para ensalzar ciertos personajes, hechos históricos o palabras, que de alguna manera son mensajes que hacen apología de las políticas a seguir o implementar entre los asistentes.
En el caso del grito de la Alhóndiga de Granaditas, encabezado por Alejandro Navarro Saldaña, estuvo lleno de un claro mensaje feminista, para muestra se puede resaltar, que la escolta de la policía municipal que le llevó la bandera, estaba conformada por mujeres, también eran en su mayoría mujeres las que estuvieron al lado del alcalde durante la recepción de la bandera.
Y hablando de los personajes remembrados durante el Grito, se puede decir que, por décadas, el grito era conformado por vivas a puros hombres, como Hidalgo, Aldama, Allende, etc, pero fue hasta finales del siglo XX, que algunos presidentes empezaron a incluir a personajes como; Josefa Ortiz de Domínguez y a Leona Vicario, junto a los tradicionales héroes patrios, como parte de los tiempos que obligaban a la inclusión.
De ahí, la relevancia que el alcalde de Guanajuato, se halla ocupado de dar mención, a estas mujeres de la historia, acaso como parte de su intención, de ser conocido como un buen feminismo, sobre todo, si se toma en cuenta que, su esposa Samantha Smith, ha ascendido en la escala política nacional, al obtener un puesto como consejera del Partido Acción Nacional (PAN), con lo que se puede decir, que las mujeres de la elite ya pueden aspirar a puestos que antes sólo ocupaban los hombres.