Engalanaron el evento, varios personajes de la política, desde alcaldes de los municipios del estado, hasta los representantes del ejército, la guardia nacional y del poder judicial, que acompañaron esta ceremonia, organizada por miembros de la sociedad civil organizada como el Club de Leones y la Cabalgata por la independencia, que es la encargada de traer el fuego simbólico al evento.
Y es que todo empieza desde el 16 de septiembre, cuando en honor al ejército independentista, se sigue la ruta que siguió el cura Miguel Hidalgo hace 122 años, deteniéndose los mismos días que lo hizo el padre de la patria hasta llegar a las manos del gobernador que en homenaje solemne la recibe y renueva en el pebetero que ocupa una de las salas principales del hoy Museo Regional de Historia, antes almacén de granos cuando lo ocupo Miguel Hidalgo.
Además de los representantes gubernamentales, el vento lo embellecieron los niños miembros de los coros de las escuelas Moisés Saénz y Guanaxuato, que cantaron el Himno Nacional con el júbilo y respeto que la ocasión merece. Los honores a la bandera los encabezaron militares de la zona 16 de Sarabia, que izaron la bandera mientras la banda de guerra, tocaba el himno correspondiente.
Los discursos, fueron de chile mole y pozole, los presidentes del Club de Leones y de la Cabalgata, acompañaron a las deslucidas palabras del gobernador del estado, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo y del Presidente Municipal de la capital Alejandro Navarro Saldaña que con tono alegre agradeció a los participantes del desfile, que hay que decirlo, se seguía desarrollando, mientras las autoridades se reunieron alrededor de esta ceremonia.