Marco Antonio Ortiz Rendón, director de Obra Pública municipal, señaló que son 10 los callejones a remozarse, con el dinero del Nuevo Museo de la Momias, la historia es una burla, ya que desde julio se sabe que pueden ser utilizados esos millones que de verás urgían en aquel entonces y aún urgen, sólo que ya pasaron 5 meses sin que se avance en la aplicación del recurso.

El Equipo del Sistema de Noticias, se ha dado la tarea de seguir, el cumplimiento del gasto prometido desde julio, por la planilla panista en una rueda de prensa, por aquel entonces fueron 12 los callejones señalados, sin embrago, la semana pasada, el alcalde Alejandro Navarro Saldaña, dijo que sólo iban a ser 6 y ahora, el encargado de Obra Pública aclara que van a ser 10 estos callejones:
“El Fresno, Gavilánez, Cinco Señores, Subida al Cerro del Cuarto, El Patol, El Ejido, Los Camperos, Presa de Rocha, Calle Mezquite y Subida al Cerro de Mellado.”
La cuestión, es que donde aparece obra del Municipio, en estos días, son obras terminadas o detenidas, así es, sólo dos callejones de los visitados, presentan la señal de gasto en un cartel como por obligación debe de suceder en toda obra encargada por el Municipio, esto es en Subida a la Aparecida, que vale decir, ya no está en la nueva lista peri si en la de julio, y en Barrio Nuevo, que queremos entender, en las mentes de los políticos, es subida a Mellado, donde vale la pena aclarar, para colmo, la obra está detenida a causa de que el remozamiento, se planeó sobre un terreno particular.

En el Mezquite, por su parte, no aparece la señal de responsabilidad de la obra, pero se anuncia como parte de los callejones, que se comenzaron a remozar, hay que decirlo, apenas la semana pasada, aunque muy rápido, los vecinos se quejaron por las molestias y falta de planeación que presentó la obra, que rompió todas las tuberías que hay sobre la avenida, ya que el contratista no estaba enterado de la existencia de estas.

Así las cosas, es un gran desmadre, la forma en que se está llevando a cabo el gasto público y parece difícil, conocer, donde se está gastando ese dinero que debe ser para remozamiento en los callejones prometidos, lo más importante es destacar el letargo de 5 meses con el que se inició la obra y el desorden con que han sido presentadas desde julio, una total improvisación, que acaso termine en la misteriosa desaparición del recurso público, estaremos vigilando.