Acompañada de Edgar Castillo en el piano, la extraordinaria flautista de origen norteamericano, pero de profundas raíces mexicanas, se dio la tarea de arreglar algunas de las obras del extraordinario compositor, homenajeado a medio siglo de su partida.

No se pierda este extraordinario espectáculo, para convivir y disfrutar, con una leyenda viviente de la música México americana, que preparó un extraordinario programa de adaptaciones a la música del popular poeta musical de mediados del siglo XX.

Ritmos como el swing, el blues y otros géneros del profundo norteamericano, integran la riqueza de la propuesta musical que cumple con la revisión cultural que en todas partes del vecino país, invitado de honor en esta quincuagésima edición del Festival Internacional Cervantino.

La diva musical, no solo es una encantada de la reflexión musical, con una vida extraordinaria ha colaborado con estrellas como Paul MC Carney, pero, sobre todo, brilla por su fascinante experiencia junto autores como Manzanero, Esperon, Cantoral y otros tantos nombres de la escena en qué convivió el compositor guanajuatense.