En el número 69 de la avenida de la Plaza de la Paz, la casona, con aviso de suspensión de obra por parte del Instituto Nacional de Antropología e Historia, se sigue trabajando, pasándose los avisos por el arco del triunfo, de verdad resulta sospechoso, que, a ojos de todos los Guanajuatenses, en el epicentro de los edificios e inmuebles catalogados, más representativos de la ciudad, hasta sale polvo blanco hacia la calle por la puerta principal.
El descaro con que operan las remodelaciones de muchos inmuebles catalogados Patrimonio Cultural e Histórico y están protegidos, se supone, por reglamentos muy estrictos, que establecen de parámetros muy estrictos, de acuerdo a la satisfacción de las costumbres de protección en todas sus esferas, locales, estatales, federales e Internacionales y cuando se llama de la Humanidad, en cómo es el caso de esta ciudad.
Ojalá la delegada del INAH, Olga Adriana Hernández Flores, se diera una vuelta por el centro de esta ciudad y vea, lo que no ven sus trabajadores, lo que no ve el Municipio, lo que no ve ninguna autoridad, de las muchas que hay encargadas del cuidado de la ciudad.
Las cámaras de Guanajuato tienen la evidencia, de que se está, rompiendo la Ley impunemente frente a todos.
Dejar que sucedan estos atentados contra la visual de pueblo minero, tan característica de Guanajuato, se ve violentada constantemente, en todas las casas encerradas en el polígono dibujado en el mapa de la ciudad, que debe de ser protegido, con esmero, ya que estos atentados, similares a los que los Talibanes ejecutan en el Medio Oriente, así el daño a la historia y peor, el futuro.
Así las cosas, solo restaría informar, que el político priista Gerardo Sánchez, es el propietario de esta casa, que es una de las construcciones originales, construidas por los pobladores pioneros de la ciudad y de ahí, la relevancia de que su figura de inmueble catalogado, lo hace pieza clave de este rompecabezas cultural e histórico, que importa hoy conservar intacto, porque el futuro como entramado social propiamente guanajuatense adquiere relevancia local e internacional.