Con frecuencia se habla de los inmuebles que se están cayendo en el centro de la capital, según las autoridades son 14 los catalogados oficialmente como peligro o riesgo de colapso, pero, y esto es una buena noticia, en el callejón Terremoto se está llevando a cabo una rehabilitación en el inmueble con el número 3, que nos llena de orgullo hablar y dar a conocer como ejemplo de lo que podría pasar en muchos lados de la capital.
Adentro nos encontramos con el maestro Ramon Barrientos, un capitalino, que gustoso nos habló de su experiencia de más de 20 años como restaurador de distintos inmuebles del estado y de la ciudad de los que se acordó por el momento fueron la iglesia del Sagrado Corazón en Cortázar y la ex Hacienda de Nepomuceno.
Al mando de una cuadrilla de 9 trabajadores de la construcción, hacen milagros o mejor aún, un trabajo artístico de conservación de las formas y los acabados tradicionales, como nos menciona, se buscan materiales, que por ejemplo, debido al peligro de extinción de ciertos árboles como el tejamanil, antes muy utilizado y que incluso, en uno de los cuartos se hizo todo lo posible por conservar las vigas del techo de ese material.
Lo malo, podríamos resumir, es que según nos cuenta, se llevaron más de 8 meses en conseguir los permisos de construcción del Instituto Nacional de Antropología e Historia, ¡mas de 8 meses! Imagínese, en ese tiempo la estructura pudo sucumbir, 240 días en los que no pudieron iniciar unos trabajos que eran una urgencia, no para los dueños, para los vecinos y transeúntes que son quienes se la juegan al pasar frente a este tipo de casas en peligro de colapso.
Así que, siempre es un gusto encontrar a estos especialistas, que con la maestría del trabajo y la experiencia, enriquecen a nuestra hermosa ciudad donde más lo necesita, en el rescate de las formas de construcción y arquitectónicas del pasado, en el remozamiento exitoso de las casas tan representativas de esta ciudad y que debería de atender y capacitar más cuadrillas con su conocimiento más que oficioso… artístico.

despirta guanjuato