En este país sabemos que las versiones oficiales suenan de no creerse. La mañana de este viernes, después de desatarse la guerra en Culiacán, no fue la excepción. En rueda de prensa, el gabinete de seguridad del país, representado por el secretario de Seguridad Ciudadana, Alfonso Durazo y el secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, y de la Marina, Rafael Ojeda, contaron una versión de los hechos en donde, en un patrullaje de rutina, una unidad del ejército fue atacada desde un domicilio y repelieron la agresión, asegurando a cuatro personas, uno de ellos, Ovidio Guzmán, hijo del Chapo.

Esta versión oficial suena fantástica desde el momento en que, según ellos, un capo buscado por las autoridades tiene el desatino de disparar contra el ejército para decirles dónde está y dejarse someter de inmediato. Además, el gabinete de seguridad se lava las manos dejando a los militares como unos improvisados irresponsables de armar un operativo fallido. Entonces ya no entendimos: ¿Era un operativo o fue así de casual como lo plantean? La historia fue otra, sí había operativo, pero aparentemente no respondía a órdenes del presidente.

Fuentes radicadas en Culiacán, cercanas a los hechos, confirman que, a las 13:30 horas, Ovidio Guzmán se encontraba en un restaurante cuando alrededor de 50 elementos de élite del ejército vestidos de civil cerraron calles y rodearon a Ovidio, al que le exigieron entregarse sin poner resistencia, a lo que éste solicitó que no se armaran los balazos porque había mucha gente que no tenía nada qué ver, así que en el traslado, los escoltas del hijo del Chapo pudieron comunicarse con otros miembros del cártel, quienes en cinco minutos ya habían cerrado las rutas de acceso a la ciudad, e incluso se le habían apersonado a los convoys militares para hacer las paces y que mejor entregaran al “patrón”, porque de ahí no iban a salir vivos, eran superados 4 a 1.

Apenas alcanzaron a llegar a la Fiscalía, que se encontraba a unos 6 kilómetros, porque ya estaban células del cártel apostándose a los alrededores, generándose las primeras balaceras. Ovidio y los elementos castrenses se resguardaron en un búnker blindado de donde no saldrían hasta que soltaron al hijo del Chapo Guzmán.

Los Guzmán piden a su gente local y de las serranías cercanas, así como a la gente del Azul Esparragoza, del Mayo Zambada, los Limones, los Leones, los Avendaño, los Fernández, los Isidros, los Herrera, Payanes, Quinteros, y entonces sí comenzaría la verdadera guerra de inteligencia, cuando el ejército supo que, en efecto, como decía la negociación, si no entregaban a Ovidio nadie saldría vivo de ahí, Culiacán se convertiría en un reguero de sangre. Llegaron refuerzos aéreos y más de 15 helicópteros volaban por la ciudad disparando donde veían claramente que había convoys de sicario, pero no tardaron mucho en irse porque tumbaron un helicóptero con un misil a la altura del poblado El Diez, eran claramente superados.

La carta que jugó entonces el narco, fue rodear y amenazar el complejo de viviendas donde viven los familiares de los militares, ejerciendo presión psicológica que desmoralizó a las fuerzas armadas, no tenían cómo combatir tan aplastante amenaza.

Fue entonces cuando soltaron a Ovidio, quien de inmediato fue trasladado por varios vehículos y en la ruta de escape fueron generando escaramuzas y balaceras en otros puntos de la ciudad como distractores, hasta el momento no se conoce el paradero del hijo del Chapo.

Fuentes locales confirman 3 civiles muertos por balas perdidas y 13 heridos.

7 soldados muertos.

5 policías muertos.

13 agentes heridos.

4 sicarios muertos y a los heridos se los llevaron.

53 reos fugados, de los cuales se han reaprendido 10.

Estas cifras no coinciden con la versión oficial del gabinete de seguridad, quienes “tienen otros datos” muy menores.

La familia Guzmán ofreció una rueda de prensa en voz de su abogado, José Luis González Meza, para agradecer al presidente López Obrador la liberación Ovidio, acción que fue calificada como humana y cristiana.

Deneck Inzunza.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here