La chulada de animal que es el tlacuache, mamífero marsupial mexicano.

0

La chulada de animal que es el tlacuache, mamífero marsupial mexicano, para algunos es repulsivo y feo, pero hay muchos humanos feos y repulsivos y no por eso los andan matando, respeta su vida, te cuida hasta de los alacranes

Puede que de repente el tlacuache les perezca feo a algunas personas, pero feos hay muchos y no por eso los andan matando.

El tlacuache es el único marsupial nativo de nuestro país, y eso es en extremo importante de mencionar, es marsupial, no rata, no roedor, ya que hay mucho subnormal que insiste en matarlos por ser plagas de ratas, cuando en realidad no es ninguna plaga, es un animal vital para el equilibrio ecológico y para que usted esté libre de bichos que se come, incluyendo alacranes. Son resistentes al veneno de la serpiente coralina y de cascabel, y dependiendo del tamaño de uno y otro, puede llegar a comerse una gallina.

En México existen seis especies de tlacuache. Estos mamíferos marsupiales habitan la tierra desde hace unos 60 millones de años, y al parecer no han cambiado su morfología. Suelen habitar en climas tropicales y templados, por eso es posible encontrarlos prácticamente en cualquier punto de la geografía mexicana.

Las especies más grandes tienen un marsupio (como los canguros) ya que las crías nacen poco desarrolladas y se terminan de incubar en esa pequeña bolsa recubierta de pelo que llevan las hembras en el vientre, ahí las crías se “sujetan” a un pezón del cual se amamantan durante dos meses, después pasan del marsupio al lomo de la madre donde durante otros dos meses van aprendiendo a ser tlacuaches. Son animales inofensivos, incapaces de transmitir rabia o incubarla debido a su baja temperatura corporal entre 34ºC y 37ºC.

El principal depredador del tlacuache es el hombre, que al confundirlo con un roedor, piensa en eliminarlo rápidamente, aunque también es cierto que por su maña de vivir en las casas, closets, alacenas y hasta debajo de las camas, puede ser percibido como un intruso indeseable, otros de sus depredadores son algunos perros, aves de rapiña o felinos grandes que habitan en las selvas tropicales.

Y en nuestra ciudad, estos animalitos se enfrentan a la falta de respeto de los conductores hacia su vida, ya que conducen a altas velocidades y terminan por atropellar a los tlacuaches, cuyo único delito fue atravesar la carretera para conseguir algo de comer y llevarlo con sus tlacuachitos, y esta bola de cafres desalmados los despachan como si fueran una especie superior en un mundo en el que cada cosa está relacionada.

Dele chance de quedarse por ahí cerca de su casa al animalito, le va a ayudar en el control de insectos y alacranes, y en un tiempo habrán de seguir su camino.

Y si de plano le dan ñáñaras, háblele a Protección Civil, ellos lo llevarán a su hábitat.

Deneck Inzunza.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here