El socavón que apareció en un sembradío de la comunidad de Santa María Zacatepec, en Puebla, ha comenzado a tragarse la casa que se encuentra en el perímetro.

La madrugada de este viernes de desplomó una barda y parte de lo que era una recámara de la vivienda de la familia Sánchez Xalamiahua, lo que significa un avance constante del socavón que crece unos 7 metros por día.

La vivienda, que está siendo tragada por la tierra, estaba habitada por cuatro integrantes de la familia Sánchez Xalamiahua, quienes son originarios de Veracruz y llevaban nueve años viviendo en Puebla.

La familia Sánchez estuvo siete años rentando diferentes viviendas y apenas hace dos años compraron el terreno donde empezaron a construir el inmueble. Debido al hundimiento que se presentó hace unos días, la familia se fue a vivir a casa de sus compadres, en la misma comunidad de Santa María Zacatepec.

El fenómeno ha sorprendido, pero no es nuevo. Al menos en las últimas dos décadas, a lo largo y ancho del mundo se han abierto socavones, hasta el momento sin explicaciones convincentes.

Ciudades de Centro y Sudamérica han experimentado socavones de hasta 60 metros de profundidad que se han tragado manzanas enteras.

A la par del socavón de Puebla, se han abierto también en Tamaulipas y Morelos, estos últimos en vialidades, sobre la mancha urbana, a diferencia del de Puebla, que se dio en un terreno de cultivo.

Y qué decir de los extraños socavones que han ido apareciendo sistemáticamente en Rusia, sobre todo en Siberia, donde ya se cuentan por decenas, sobre la tundra y pastizales.

Todos sin explicación, a menos que se trate de otro fenómeno que se presenta tanto en Rusia como en Canadá y Alaska sobre terrenos descongelados, es decir, donde ya no hay permafrost o hielo eterno:

La formación de inmensas burbujas de gas metano que dan la sensación de caminar sobre una cama de agua. Eventualmente estas burbujas explotan y queda el cráter.

A ver con qué explicación nos salen las autoridades para ver que tan conscientes están de los cambios geológicos globales.

 

Deneck Inzunza.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here