Se burla Magaly Segoviano del electorado, del Ayuntamiento, de su suplente y del proceso de elección de la dirigencia estatal de Morena. Después de pedir licencia, ahora resulta que a las tres semanas ya quiere regresar a su cargo. Magaly Segoviano parece desconocer, en su inmadurez política, la trascendencia del voto ciudadano que ella misma solicitó para ser parte del Ayuntamiento de Guanajuato. Puede que sea ignorancia o de plano falta de respeto, en todo caso, es lamentable.

No se ha cumplido ni un mes de que solicitó licencia para separarse de su cargo como regidora, para irse a buscar un lugar como consejera electoral en el proceso de elección interna de las dirigencias de Morena, el cual consiguió, pero el proceso fue anulado y deberá reponerse, así que ya está de vuelta, o más bien, nunca se fue, seguía yendo a la presidencia y seguía tomando decisiones, a decir de sus compañeros. Quien fuera su asistente era quien le enseñaba las funciones a su suplente, Alma Delia Vega Aguirre, quien se quedó con las ganas de cobrar más quincenas como regidora, ya que será en la próxima sesión de Ayuntamiento que voten su reintegración, la que contraviene el espíritu de la ley del Artículo 49 de la Ley Orgánica Municipal para el Estado de Guanajuato, el que establece:

“En las faltas por licencia de más de dos meses de los regidores y

síndicos propietarios, se llamará a los suplentes. Al término del plazo de la licencia

concedida, el propietario deberá integrarse de inmediato a su cargo; cuando se trate de

licencias por tiempo indeterminado, el ausente se reintegrará a la sesión siguiente a su

aviso de terminación de la licencia.”

Una interpretación del artículo, basado en el espíritu de la ley, establece un candado de dos meses si se ha llamado al suplente, lo que ha sucedido en este caso, por lo que Magaly Segoviano debería esperarse a este tiempo para solicitar su reincorporación, que en todo caso sería un tope mínimo del tiempo indefinido. Además es sabido que su intención es volver a pedir licencia una vez que se reponga el proceso interno del Morena, lo que vendría a agravar este juego perverso con la ciudadanía que practican los llamados chapulines, que por buscar otro hueso más grande, dejan el que tiene, pero sin soltarlo a su conveniencia, una burla para todos los guanajuatenses.

Deneck Inzunza.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here