Lo sucedido en Torreón con José Ángel, el niño de primaria que disparó contra sus compañeros y maestra para posteriormente suicidarse, es algo que debemos tomar como aprendizaje en materia de prevención del delito y la violencia. No obstante es un fenómeno que no se ha presentado en la capital, puede suceder en cualquier momento, indicó el encargado de Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia, Antonio López García.

 

Y es que la sociedad se ha olvidado de atender la salud mental y las personas que no están bien de sus emociones son relegadas, discriminadas, hechos a un lado. No se le debe dejar a las escuelas la inspección, son los padres quienes tienen que conocer qué llevan sus hijos en las mochilas, y qué traen cuando regresan.

 

Deneck Inzunza.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here