Continúa el foco de infección en los contenedores colocados sobre la calle Pocitos, y el director de servicios públicos, Marco Figueroa, por su puntada y obediencia, pone a sufrir a sus compañeros funcionarios, como al director de Tránsito y Movilidad, Luis Rivera, quien trata de enmendarle la plana y regresarle a él la responsabilidad por sus acciones que afectan la circulación y el área de estacionamiento de carga y descarga para los negocios de la zona.

El fin de semana que la ciudad estuvo abarrotada, era de pésima imagen urbana ver a los turistas como hormigas bordear los contenedores, cuyo foco de infección les queda en la nariz a propios y extraños. Los negocios han visto afectada su mercancía por la contaminación que genera el vaciado de los tambos, con polvaredas, además de que la bahía está congestionada y los proveedores no pueden cumplir con su trabajo sin el miedo de que les apliquen una multa. Pero a los botes de basura, ¿quién los multa?

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here