La representación de la pasión, narra las 14 estaciones en las que fueron las últimas horas de Jesucristo en la tierra, estas mismas sirve como un fuerte recordatorio para la humanidad, de la humilde manera en la que Jesús estuvo dispuesto a dar su vida con el fin de redirigir el camino para la salvación por medio de su sacrificio.

En la representación de la pasión de cristo en cata, las andas son cargadas por hombres que con su enorme complexión y en agradecimiento al señor de Villaseca, por sus bendiciones acuden año con año descalzos para revivir el sacrificio de Cristo.

Aquí la fe se vive en todas la edades, ya que niños, jóvenes, adulto y personas de la 3 edad acuden en acto único de creencia y amor, caminando junto con la imagen de cristo cargando la cruz, algunas personas también acuden a cumplir mandas y deciden acompañar la procesión completamente descalzos, bajo el sol y sufriendo los estragos del sol caliente quemando sus pies.

Son los propios asistentes quienes nos contaron como es que viven esta tradición año con año e incluso algunos turistas que regresan solo para vivir esta experiencia tan única en la capital y que afirman que se vive con especial devoción y tratan de recatar las tradiciones, inculcando en sus familias la fe católica.

El viacrucis termina en la puerta del templo del señor de Villaseca, después de un cansado recorrido para los fieles cargadores y acompañantes, donde el dolor se puede notar en sus rostros. Es de esta manera que se vivió el amor a dios que la gente tiene, ya que ni el sol , el cansancio, ni los pies descalzos hicieron que los fieles desistieran de su fe.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here