Tendencioso, temerario, mirón de moros con tranchetes, que confunde la magnesia con la gimnasia; así califica en una misiva Julio Manzano, líder del Sindicato de trabajadores de limpia, al alcalde Alejandro Navarro; sin embargo, el primer edil lo tomó con filosofía y detalló las “descomposturas de GPSs, motores, ordeñas de combustible, cambio de llantas nuevas por gallitos, venta de zonas de alto nivel económico para la pepena, y toda el agua que el río lleva y está sonando”.

Volvió a declarar que no se dejará amedrentar y que se le paga para “ver de más”, y que él ve de más. Mencionó que se les ha acabado su negocio turbio, en el que hasta las zonas de pepena vendían de acuerdo al nivel económico de las colonias por donde pasan las rutas. Volvió a hacer énfasis en su compromiso de dejar este problema lo más resuelto posible porque en realidad no se ha atendido, y teme que los empleados de limpia estén esperando que el próximo alcalde sea más suavecito.

También mencionó que no se trata de desaparecer la pepena, sino de sea en un lugar final de recolección que no retrase las rutas de los camiones, dejó en claro que para evidencias es necesario ver lo que está pasando con estos aparentes sabotajes para meter calambres.

Informó Deneck Inzunza.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here