Se podría suponer que la tecnología había obligado a dejar atrás las cabinas telefónicas de monedas y que, si existían casetas funcionando, éstas serían las de tarjetas con chip por ser más modernas que las anteriores. Se supone.

El pasado 17 de junio, el secretario del Ayuntamiento, Héctor Corona León, hablaba para este medio sobre las empresas telefónicas que le adeudan al municipio por uso de suelo. Mencionaba que algunas empresas continuaban vigentes, pero otras ya no prestaban el servicio y habían dejado sus cabinas abandonadas como mobiliario urbano obsoleto y chatarra.

No es así, las cabinas telefónicas que siguen funcionando y, aparentemente, gozando de buena salud y arrojando dividendos, son las de monedas, ésas que se ven viejas, descuidadas, abandonadas, pues no lo están. Ésas que parece que ya nadie usa siguen dejando dinero a la empresa que presta el servicio a las personas que no han sido alcanzadas por la tecnología en sus manos o acuden de emergencia por una llamada.

Con cámara oculta se pudo comprobar que estas casetas telefónicas llenan sus alcancías cada que pasa el empleado para recoger el dinero y darle mantenimiento. Él mismo dice que la gente las sigue usando, que en Guanajuato dejan mucho dinero, nos mostró la alcancía de una para que comprobáramos el peso de la misma, estaba llena. Nos contó que el diseño que da el aspecto de abandono fue para cumplir con los estándares de la ciudad colonial, pero que siguen gozando de cabal salud.

Las cabinas que definitivamente han quedado como mobiliario urbano chatarra son las de tarjetas con chip. Muchas veces la necesidad, la falta de democracia tecnológica, llevan a las personas a hacer uso de tecnologías básicas antiguas, tan simples como un teléfono de monedas .

Informó Deneck Inzunza.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here