Solo 13 de los más de 230 anexos que operan en el estado de Guanajuato lo hacen apegados a la norma y con el visto bueno del sector salud, mientras el resto trabaja de manera clandestina, de uno de estos lugares irregulares fueron levantadas más de 20 personas en Irapuato hace unos días, admitió el secretario de salud, Daniel Díaz Martínez,

Aunque reconocido el apoyo que dan este tipo de lugares con la asistencia a las personas que sufren de alguna adicción, dijo que los anexos en el estado abren sus puertas inmediatamente solo con las autorizaciones a medias, ya que solo cuentan con los permisos municipales y no así de las instancias de salud.

Señaló la necesidad de que los anexos sean sujetos a una disposición legal que obligué a su regulación para que puedan abrir y no solo con el cambio de uso de suelo que les da el municipio.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here