Entre la vorágine negativa impuesta por la condición que arrodilló al mundo entero, hemos perdido de vista que las cosas bonitas siguen ocurriendo, más bien, siempre estuvieron ahí, a la vista de todos, sólo nos faltaba agudizar nuestros sentidos, como ahora los agudizamos ante el temor.

Son las flores, el canto los pájaros, la familia, el amigo, la vecina, y los sentidos dispuestos, como en estos días de primavera, con las jacarandas en flor, con colores tan nítidos e increíbles.

Esto lleva a la nostalgia y a recordar los maravillosos tríos mexicanos, que con inigualable estilo romántico describían los ojos de su mujer amada…

Los tiempos cambian, pero la esencia es la misma, somos un pueblo de chingones, románticos y soñadores y de hombres y mujeres trabajadores y responsables, los buena onda somos más y vamos a salir de esta, pos cómo jijos que no!!!, como dijo el viejo, arriba y adelante!!! Somos mucho, México!!!

Deneck Inzunza.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here