El nuevo Palacio Legislativo sigue saliéndonos un ojo de la cara y todavía aún no lo estrenan los diputados.

El Congreso del Estado gastó 332mil pesos en la reparación de mobiliario que no ha sido usado y que se echó a perder  por dejarlos en la intemperie.

En los interminables trabajos del nuevo Palacio Legislativo, las mesas de las curules fueron almacenadas  colocado en el estacionamiento. Evidentemente las inclemencias del tiempo cobraron la factura pues con las lluvias el agua permeó, humedeció los pisos lo que arruinó el material del que está compuesto este mobiliario.

El monto que se gastó en la compra del mobiliario fue 421mil pesos, su compostura requirió casi la misma cantidad 332mil pesos.

De acuerdo a la arquitecta encargada de la obra, Alicia Sierra, explicó que el primer paquete de mobiliario se obtuvo en Julio del 2012, en ese momento sólo estaba hecho la estructura completa y no había ventanas ni protecciones y no estaban hechos todos los drenajes que se requerían por lo que permeó el agua en el área. La arquitecta estimó que el daño fue del 10%. Las empresas a las cuales se les compró el mobiliario fueron primero ARCONSA de Guanajuato en el 2012 y después ACCA de León en el 2015.

Los muebles siguen siendo almacenados en el estacionamiento pero ahora con una tarima para evitar que se dañen por el contacto con el agua.

También hay fisuras en las losas que están en la parte del estacionamiento. Los constructores decidieron hacer pasar un camión de casi cinco toneladas cuando el peso máximo era de 4.5 toneladas.