Datos del INEGI revelan que desde 1994 hay una tendencia hacia la baja en nupcialidad, es decir, en matrimonios. En 1994 se casaban 7.4 personas por cada 100 habitantes, sin embargo, el paso de los años y las nuevas tendencias sectarias sociales de división y la vida light, sin compromisos, ha llevado esta estadística a sólo 4 matrimonios por cada 100 habitantes.

En cambio, los divorcios han ido al alza de manera impresionante, con un incremento desde 1994 a 2019.

En el estado de Guanajuato el fenómeno social del divorcio llevó a 891 matrimonios a disolverse en 1994, pero en 2019 la cifra fue de 10,550, un aumento del 1,184% en 25 años.

Estas cifras son el resultado de las culturas de lo simple y de la negación de los demás. La pérdida de empatía y el egoísmo sistemático del placer individual. Son las culturas, algunas sectarias, de la división social y del encono de unos con otros. Son culturas del desechar, de no reparar, de tirar y justificarse con nuevos dogmas.

Las causas de los divorcios van desde nimiedades por caprichos, berrinches, inmadurez, pasan por humillación, conductas inhumanas y hasta deseos de venganza, y llegan hasta las necesarias por violencia doméstica. Pero en todos los casos, quien rifa realmente es el dios dinero, el dios metal o el virus de la economía.

En lo que muchos expertos en el campo de la sociología, la psicología, la religión y otros coinciden, es que este fenómeno ha contribuido para destruir el tejido social de valores y núcleos sociales sólidos, como la familia. Cuando las culturas de la muerte, el miedo, lo light, de la división y pleito social destruyen a la familia, el camino de descomposición social se acelera vertiginosamente, dando los resultados que ahora podemos ver y estamos padeciendo: Delincuencia, masacres, balaceras, robos, drogadicción, violencia generalizada, economía destrozada y la gente muriéndose de miedo y adaptándose a vivir en la más espantosa de las realidades.

 

Deneck Inzunza.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here