Al mero estilo del sicariato del crimen organizado, el gobierno municipal de Dolores Hidalgo tortura y ejecuta brutalmente a los perros que llegan al Centro Antirrábico Municipal para después arrojarlos al tiradero municipal. Los perros son asesinados a palazos, machetazos, golpes, las huellas del sufrimiento de estos animales es manifiesta en sus cuerpos violentados y en su mirada de horror.

No podemos permitirnos estas atrocidades que reflejan la decadencia tan extrema en la que vivimos, ejecutar perros de forma tan despiadada porque no hay recursos, porque no hay dinero ni voluntad y sí una bola de psicópatas que tomaron el poder para ofrecernos estos espectáculos dantescos en una burla de simulación llamada administración pública municipal de la ciudad que es cuna de la independencia nacional. Qué patético, qué deshonrroso para el país entero.

Si los perros nos han enseñado algo es lo que nosotros aún no podemos aprender: es amor, amor incondicional y lealtad agradecida, compañía fiel y serena, y una atmósfera de energía positiva que sana, que cura, que levanta almas. Quizás porque los perros no encajan en este sistema financiero enfermo es que han logrado mantener su alma limpia, a diferencia de nosotros que nos esclavizamos al capital por encima del amor y nos hemos oscurecido el alma. Por eso, como dice el cantautor Roberto Carlos: “Quisiera ser civilizado como los animales”.

Estos enfermos mentales peligrosos encabezados por el priista Miguel Ángel Rayas han instituido el sicariato institucional y se burlan de la sociedad dejando, cual narcomanta, un mensaje del estado de sus almas en un tiradero de basura, las imágenes de perros torturados y ejecutados, muchos con collar porque tenían dueño, pos si a alguien le quedara alguna duda de quiénes son y la pudredumbre que habita en sus espíritus.

Deneck Inzunza.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here