Mañana comienza el Festival Internacional Cervantino número 47, pero son más de seis décadas de historia y tradición que ya son símbolo de Guanajuato

0

Fue en el año de 1953 en Guanajuato, cuando Enrique Ruelas, promotor cultural, realizó el montaje de los Entremeses Cervantinos, un homenaje al novelista y dramaturgo español Miguel de Cervantes Saavedra, considerado una de las máximas figuras de la literatura española.

Lo novedoso fue haber realizado esta propuesta en escenarios públicos de Guanajuato, con la magia que ello implica, con la atmósfera artística, en donde la comunidad, los artistas y los visitantes celebran la riqueza cultural universal.

En 1972 surgió el Coloquio Cervantino, simposio que se realizó entre junio y septiembre como extensión de la actividad teatral dedicada al autor de El Quijote. Con apoyo del gobierno federal, se añadieron más atracciones artísticas a las representaciones tradicionales para darle al festival un aspecto internacional.

Ese mismo año el presidente Luis Echeverría Álvarez propuso la creación de un festival cultural internacional con sede en la ciudad de Acapulco; no obstante, la tradición de Los Entremeses guanajuatenses destacó sobre cualquier otro, por lo que Guanajuato fue seleccionada como sede con espectáculos de catorce países.

Rápidamente el festival llamó la atención de personajes renombrados como Isabel II de Inglaterra y el príncipe Felipe, duque de Edimburgo, quienes asistieron en 1975.

En 1976, la Secretaría de Educación Pública, el Estado de Guanajuato, la capital y la Universidad de Guanajuato establecieron, por decreto, la creación de un comité organizador. Hoy es uno de los cuatro mayores festivales de su género en el mundo, miembro de la Asociación Europea de Festivales y de la Asociación Asiática de Festivales Teatrales.

En 1989, la UNESCO declaró a la ciudad de Guanajuato Patrimonio Cultural de la Humanidad, lo que permitió la restauración de la mayor parte de su arquitectura tanto colonial como la del siglo XIX, incluyendo los teatros. En el año 2000 inició la costumbre de designar tanto a estados mexicanos y a países o regiones como invitados especiales.

La ciudad fue declarada “Capital Cervantina de América” en el 2005, lo que dio lugar a que el gobierno federal acuñara en plata una moneda conmemorativa.

En esta su edición 47, el festival Internacional Cervantino recibe a Canadá y Guerrero como invitados.

 

Deneck Inzunza.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here