El mayoriteo que aplica el PAN en el Congreso local, lo aplica el PRI en la Cámara de Diputados y así, llevaron el dictamen de la Ley de Seguridad Interior  directito a votación en el pleno, saltándose los trámites legislativos. El método fast track que advirtieron asociaciones civiles este lunes se hizo una realidad, y la ley que se ha acusado como militarizadora se aprobó con 248 votos a favor, 115 en contra y 48 abstenciones.

Esta ley contempla entre otras cosas dar facultades de policías a las Fuerzas Armadas, deja a su criterio la aplicación de acciones preventivas; no genera controles para verificar el respeto a los derechos humanos, le permite a las fuerzas federales intervenir contra protestas sociales, dejando a su criterio si son o no pacíficas; no supervisa el uso de la fuerza policiaca y militar, determina como confidencial la información sobre medidas de seguridad; no obliga a los gobiernos estatales ni municipales a fortalecer a sus policías civiles, fomenta la intervención militar en tareas de inteligencia civil; no establece un control sobre el actuar de las policías federales ni militares, y con definiciones imprecisas permite que todo quepa en la figura de seguridad interior.

Es decir: militares, policías federales y gobiernos pueden establecer cualquier escenario como uno que requiere el uso de la fuerza contra la población y pueden ceder las acciones de la policía civil a las fuerzas armadas, sin controlar la manera en que tratan a la población.

IGNORAN A LA SOCIEDAD ORGANIZADA

La aprobación de esta ley está plagada de incongruencias, la propuesta es la que hizo el PRI, y a pesar de votarla en contra todos los diputados de Morena, su representante en la Jucopo aprobó que se pasara al pleno, al igual que  los representantes del Verde y Nueva Alianza.

La decisión que afectará a 129 millones de personas la tomaron trescientos legisladores sin consultar a las más de 250 asociaciones civiles que ofrecieron la opinión de expertos y cientos de estudiosos del tema de la inseguridad para hacer una ley más apegada a las necesidades de los ciudadanos, una que planteara el retorno de la milicia a los cuarteles y la profesionalización de las policías civiles.

Los Diputados Federales ignoraron a los ciudadanos, pero tendrán que enfrentar al menos un recurso de inconstitucionalidad, el que anunció que interpondrá Luis Raúl González Pérez, Presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here