Fue durante un evento que se desarrollaba al interior del recinto como celebración del 60 aniversario de ser museo, que aún niño se le ocurrió la genial idea de soplarle al pebetero, que se encuentra en el salón donde se encuentran las cabezas de los héroes de la independencia, apagándolo pese a que sus padres estaban en el lugar no supieron controlarlo antes de cometer la travesura.

Fue hasta minutos después que llego un elemento de la policía municipal para impedir que el niño su hermano y su familia volvieran acercarse al pebetero pese a ya estar apagado, pero aun así esto no impidió que el culpable siguiera corriendo por el lugar, ya que ninguna autoridad supo que hacer ante semejante hecho de índole nacional.

El fuego simboliza la gesta heroica acontecidas durante la lucha por la Independencia, en la Alhóndiga de Granaditas donde se logro el primer gran triunfo del grupo armado de la insurgencia el 28 de septiembre de 1810 y es por ello que se conserva ese Fuego de la libertad.

Por lo que ahora habrá que esperar hasta el 28n de este mes, para volver a ver encendido el fuego simbólico de la libertad de acuerdo a la tradición que inició en 1953, año declarado conmemorativo por el segundo Centenario del nacimiento de Don Miguel Hidalgo y Costilla, cuando por decreto del entonces gobernador del estado, José Aguilar y Maya, se determinó celebrar cada 28 de mes, la Renovación del Fuego Simbólico.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here