Sembradíos de la capital son regados por aguas negras, los deshechos del hospital general y colonias aledañas, desembocan en un río de suciedad a un costado del camino de terracería hacia la colonia el mezquite, heces fecales y restos de basura se pueden observar flotando en el agua.

Lo preocupante de esta situación es que los agricultores, utilizan esa agua para regar los cultivos de la zona, con ayuda de bombas jalan el agua hasta las cosechas, y con ella toda la porquería.

La falta de conciencia y la despreocupación de estas personas está generando un gran foco de infección para la ciudadanía guanajuatense al ingerir vegetales con esta procedencia tan desagradable.

Por otro lado la falta de atención de las autoridades ante una situación tan alarmante en cuestión de higiene y salud, es destacable ya que no se tiene un control de sanidad para el riego de dichos cultivos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here