El crecimiento de la ciudad es inminente, sin embargo este no solo se da a las periferias de la ciudad, en el centro y zonas aledañas podemos ver la creación de edificios de dependencias de gobierno y del poder judicial específicamente en la zona de pozuelos.

Es en este punto de la capital es que se encuentra un centro comercial donde infinidad de personas acuden a realizar sus compras, contratar o pagar algún servicio o simplemente acudir al cine para recreación.

Sin embargo la poca conciencia vial que también es obligación del peatón respetar no se hace presente en este lugar, pues son muchos los ciudadanos que se exponen así mismos al cruzar las vialidades donde los automóviles circulan a gran velocidad, estas acciones por querer ahorrarse un par de minutos por no querer utilizar los puentes peatonales, podría terminar en una tragedia, pues en la mencionada vialidad se encuentra una glorieta conocida como cervantina, esta contribuye a la obstrucción visual del conductor, si de por sí, ya van distraídos con el celular, aventurarse a cruzar por este retorno es prácticamente retar a la muerte, tal y como esta persona adulta mayor lo hace.

Es entendible que a este señor le resulta complicado dar una tremenda vuelta por el puente, pero su edad no es justificación para arriesgarse de esa forma, pues un punto de riesgo que se le atribuye, es que a los alrededores de la glorieta no existen reductores de velocidad y el que haya cruzado sin sufrir un percance es un milagro, tomando en consideración el paso lento del señor y la velocidad considerable que toman los vehículos de motor sobre esta recta y la ya mencionada glorieta.

Si bien, utilizar los puentes peatonales resulta para unos cuantos una pérdida de tiempo, lo cierto es que por algo están, y unos de sus principales objetivos es precisamente para salvaguardar la integridad y vida de las personas.

Es común ver civiles correr de banqueta a banqueta, situación cotidiana que pareciera de lo mas normal, sin embargo hay que resaltar que los carros en ocasiones tienen que frenar de manera brusca para no llevarse entre las llantas a estos ciudadanos inconscientes.

Y en verdad que no hay justificación, pues en esta zona de pozuelos hay dos puentes peatonales que dirigen a dos puntos en específico, uno del centro comercial a las oficinas de gobierno y otro al paradero de transporte público.

No obstante donde si es un riesgo tanto para peatones para conductores es en los carriles de acceso a las oficinas del poder judicial, pues en estas los carros que vienen de la glorieta tienen que circular continuamente para no verse alcanzados por carros que provienen de la recta, de igual manera bajando de la rampa de bulevar Guanajuato a la glorieta tampoco hay reductores de velocidad y las personas que vienen de las dependencias gubernamentales podrían sufrir un percance ante la falta de señalización y reductores de velocidad.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here