A pedazos se caen las fachadas en la calle de ayuntamiento así como en el callejón de San Nicolás en plena ruta de la callejoneada, poniendo en riesgo la integridad de centenares de Turistas y transeúntes.

 

Se destaca que el riesgo es alto y constante pues los aplanados de yeso de las fachadas ya están desprendidos del muro y será solo algunas de las siguientes lluvias las que los harán colapasar, como ya se comprueba al ver la gran cantidad de escombros que permanecen en el piso de las calles, sin ser limpiados ni recogidos por los servicios de mantenimiento municipales ni por los propios dueños de los inmuebles.

 

Y es que ya ni siquiera es un tema de imagen urbana o de dar una buena impresión y vista de las calles a los turistas que visitan la ciudad, ya que eso pasa a segundo término cuando las fachadas se caen a pedazos y ponen en riesgo la seguridad de centenares de personas que transitan por las calles y callejones mencionados.

 

Sin embargo es lamentable que los propietarios de los inmuebles no atiendan de manera responsable estas afectaciones y de forma inmediata, ya que solo ellos tienen y deben de rehabilitar y seguir dando mantenimiento a sus viviendas, pues ni el propio municipio está facultado para realizar todo el mantenimiento que la ciudad requiere.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here